¿Coches nuevos, de segunda mano o seminuevos?

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

¿Coches nuevos, de segunda mano o seminuevos?

Nuestro antiguo coche ha llegado a su fin e inevitablemente tenemos que reemplazarlo por otro. El presupuesto con que contamos nos indica que tal vez, adquirir un coche de segunda mano puede ser una buena alternativa. ¿Será rentable? ¿No sería mejor ahorrar un poco más y disponer de un coche totalmente nuevo? Consulta este pequeño artículo antes de decidir y toma nota de todas las claves que te proveemos.

¿Un coche nuevo?

En este escenario, el gasto inicial de un vehículo nuevo es la principal barrera a rebasar. Tomando como punto de referencia un Renault Megane por ejemplo (uno de los coches más vendidos el año pasado), el precio oscilaría cerca de los 11 750 euros. Decimos oscilaría porque debemos tener en cuenta algunos gastos adicionales como matriculación, circulación y transporte del propio coche.

Por otra parte, el consumo de combustible es otro de los aspectos que no podemos perder de vista, pues suponiendo que hagamos unos 10 000 km al año, ello equivaldría a un gasto de 900 euros en promedio, a lo que deberíamos sumarle además el seguro, que se sitúa por encima de los 500 euros al año.

Finalmente, y en condiciones ideales, un coche nuevo deberá visitar el taller al menos unas dos veces al año, lo que representa un gasto de casi 1000 euros. En resumen, y sumando todas las variables anteriores tendríamos un total de 23 800 euros en promedio durante los primeros siete años de explotación del vehículo.

¿Un coche de segunda mano?

Realizando el mismo ejercicio anterior, deberemos partir de unos 5000 euros aproximadamente a la hora de adquirir un coche de segunda mano con siete años de explotación (seguimos basándonos en el modelo Megane de Renault). Por supuesto, esta cifra dependerá de otros aspectos como el estado del vehículo, el kilometraje y el vendedor.

Si tenemos en cuenta que un coche alcanza el fin de su vida útil a los 14 años, esto nos dejaría con solamente siete años de uso, un aspecto que va en detrimento de nuestras intenciones económicas. Adicionalmente, no podemos dejar de incluir los gastos de impuestos y tasas de transferencias, además del combustible y el seguro. Por lo tanto, el factor que define la diferencia no es otro que el mantenimiento.

Suponiendo que efectuaríamos unas dos visitas al taller cada año (una cifra demasiado generosa para este tipo de vehículos), ello resultaría en un gasto de 3856 euros durante los siete años de explotación del coche, lo que en conjunto nos arroja una cifra de 18 700 euros en promedio.

Sobre los coches seminuevos…

Se trata del tercer contrincante de la pelea. Su principal dificultad es que el comprador no podrá conocer nunca a ciencia cierta el nivel de uso del vehículo, ni siquiera el kilometraje real. Por lo tanto, no es una opción muy acertada elegir este tipo de coches, siendo mucho más conveniente ahorrar un poco más de dinero para obtener todas las garantías que nos brinda un vehículo nuevo.

Una conclusión parcial

Habiendo descartado la fiabilidad de los coches seminuevos, la cuestión se centra entre un coche nuevo y uno de segunda mano. Con respecto al primero, las garantías de funcionamiento son más que evidentes. El hecho de contar con un vehículo sin estrenar nos obliga a guardar más cuidado, además de que los concesionarios nos ofrecen actualmente líneas de financiación muy provechosas para nuestro bolsillo.

Por otra parte, un coche de segunda mano carece de este tipo de financiación, además de que el desgaste de las piezas y demás componentes puede desanimarnos a la hora de elegirlos. No obstante, si buscas un modelo particular de vehículo, no tendrás otro remedio que acceder al mercado de segunda mano para obtenerlo.

En cuanto a los inconvenientes de adquirir un coche nuevo, el seguro es el principal problema, especialmente si optamos por un seguro a todo riesgo, cuya tarifa puede alcanzar fácilmente los 2000 euros al año.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest