Qué es la productividad del trabajo y cómo medirla en tu taller

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Para que una empresa funcione correctamente y pueda salir adelante es fundamental medir la productividad del trabajo. El objetivo es ver si el conjunto de la empresa está funcionando bien o hay algún área de producción que está teniendo problemas. En caso de detectarlos es fundamental solventarlos lo antes posible. Cuanto antes se haga, antes se podrá incrementar la productividad y los beneficios de la empresa.

¿Qué es la productividad del trabajo?

Se puede definir como una medida de eficiencia del trabajo. Se puede medir a nivel del personal a nivel individual, equipo, maquinaria y conversión de los productos útiles.

Lo que realmente se mide es la cantidad de productos que se han obtenido a través del sistema productivo. Para entendernos, un ejemplo puede ser la producción que produce un trabajador durante una jornada laboral o durante un mes.

¿Cómo se puede medir la productividad del trabajo en un taller?

Hasta hace poco se media de manera manual. El problema de ese sistema es que en ocasiones ofrecía errores de cálculo y era muy costoso porque llevaba al personal muchas horas de estudio.

Por suerte, la digitalización ha llegado y existen softwares de gestión de taller de alta calidad. El más usado es GdTaller, el cual destaca por ser muy fácil de usar, hace una gran cantidad de cálculos y permite tenerlo todo en la nube. Así se puede conseguir la información con un solo clic sin tener que estar en la oficina.

Para obtener buenos resultados es importante tener con anterioridad datos verificados. De esa manera se consigue mejorar la productividad y eliminar los errores que puedan existir. Sin unos datos iniciales no podemos comparar y en consecuencia tomar medidas será un poco más complicado hasta realizar el siguiente examen.

Para hacer un cálculo profesional tenemos que determinar el criterio numérico para la medición. A continuación, tenemos que buscar indicadores que sean relevantes y claros. Y finalmente definir el cálculo sobre una base temporal. Para que te sea más fácil de comprender, te dejamos la fórmula “Productividad laboral=(Productos o Servicios Producidos)/(Recursos Utilizados)”. Eso sí, el software hará todo el trabajo duro, de aquí que sea el medio más usado por la gran mayoría de talleres que quieren medir su nivel productivo.

¿Por qué es importante medir la productividad del taller?

Un taller solo dará buenos resultados si realmente es eficiente. Y aquí es donde entra en juego la medición de la productividad. Sin ella sería imposible ver si los resultados que se están obteniendo son los adecuados.

A través de la medición de la productividad del taller podemos darnos cuenta de si realmente se están aprovechando bien los recursos. En caso de notar anomalías o una mala optimización, se pueden tomar medidas. Así se conseguirá que la producción sea la adecuada y la empresa, en este caso el taller, pueda tener los beneficios que debería tener realmente.

Hay que tener en cuenta que la productividad laboral está influenciada por una gran cantidad de factores. Hay que analizarlos todos para obtener el rendimiento óptimo que buscamos para el negocio. Podemos destacar factores como flexibilidad, clima laboral, herramientas a disposición de los trabajadores, formación, responsables de equipo… todo tiene que funcionar correctamente para que el futuro de la empresa sea bueno.

Consejos para medir la productividad del taller eficazmente

El objetivo de cualquier empresa es conseguir que sus trabajadores produzcan lo máximo posible en el menor tiempo posible. Pero para conseguir esa productividad es vital fijarse en una serie de apartados que pueden influir directamente en la productividad de cada uno de los trabajadores del taller.

  • Control del material: es fundamental que controles el material inicial y el producido para tener la certeza de que los trabajadores no están desperdiciando material o lo están sustrayendo.
  • Examina el tiempo de producción: es muy importante analizar cuanto tarda cada uno de los trabajadores en realizar X producción. Seguro que podrás comprobar que unos trabajadores son más eficaces que otros. Analiza a los que tardan más en producir para ver si pueden mejorar los tiempos. Si necesitan un poco de ayuda, proporciónasela para conseguir que la producción sea más ágil. Ese aumento de producción hará que los beneficios sean superiores para la empresa.
  • Analiza los gastos: es vital analizar los gastos que se producen a la hora de fabricar X producto. En el caso de que notemos que el gasto es elevado, tendremos que hacer un estudio para reducir esos gastos. Lo importante es reducir los gastos, aunque eso suponga una inversión inicial que luego costará unos meses en ser amortizada. El ahorro a medio y largo plazo será importante.
  • Medición de la productividad: para mejorar el servicio que ofreces a tus clientes, es fundamental que cada cierto tiempo vayas incluyendo mejoras. Eso hará que la efectividad del taller aumente y tus clientes estén satisfechos con el servicio. Cada vez que hagas cambios tendrás que realizar nuevas mediciones. De esta manera podrás evaluar si realmente han merecido la pena los cambios o no. Y es que, aunque pueda parecer mentira, puede darse el caso de que algún cambio en vez de mejorar ha empeorado la producción. Si detectas cambios que perjudican, haz un segundo estudio. Si los resultados son los mismos, puede ser un buen momento para dar un paso atrás y no penalizar a la empresa.
  • Fomenta el buen ambiente: para que la empresa produzca, es fundamental que el equipo de trabajo se lleve bien. Es muy importante que el clima laboral sea el adecuado para que los trabajadores se sientan a gusto. Si el clima laboral es bueno, los trabajadores acudirán al trabajo y eso supondrá una producción superior. Para conseguirlo puede ser una buena opción los horarios flexibles, incentivos salariales, promociones internas y sobre todo un control que haga que los trabajadores se lleven bien.

Si se hace un buen análisis de productividad se conseguirá sacar el máximo provecho al taller y en consecuencia obtener el mayor rango de beneficios posible por el negocio. Recuerda, si hay problemas, hay que ponerles solución en el menor periodo de tiempo posible.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Warning: A non-numeric value encountered in /home/anezmrsj/public_html/motor10.online/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 2015