¿Moto nueva o de segunda mano?

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

¿Moto nueva o de segunda mano?

Por fin has adquirido el permiso de conducir A2, y no ves la hora de lanzarte al concesionario en busca de esa flamante Honda NC750S con la que siempre has soñado. Sin embargo, tu entusiasmo se desploma al instante al ver los perturbadores 6 699 euros que debes pagar por ella. ¿Qué hacer entonces?

En ese momento, recuerdas el comentario de un amigo hace un par de días sobre las motos de segunda mano, y piensas que quizás no sea una mala idea decantarse por un modelo más acorde a tu presupuesto. ¿Valdrá la pena el ahorro o será más conveniente esperar un poco para contar con todas las garantías de una moto completamente nueva?

Antes de decidir, te recomendamos consultar el siguiente artículo donde te mostramos las ventajas e inconvenientes de cada una de estas opciones.

¡A por una moto nueva!

Los beneficios de adquirir un modelo 0 Km son bastante evidentes. En primer lugar, tendremos la agradable garantía de saber que contamos con una moto que no nos dará dolores de cabeza (no muchos al menos) en visitas al taller, lo que sumado a las ofertas de chequeo anual gratuito y descuentos en accesorios que ofrecen muchos concesionarios, convierten esta opción en la más atractiva sin duda para cualquier motero.

En materia de desventajas a la hora de elegir una moto nueva frente a una de segunda mano debemos hablar evidentemente del precio. Con un poco de buscar y mucho de buena suerte, podremos encontrar motos de segunda mano en muy buen estado, y que nos pueden salir costando casi la mitad de lo que cuesta un modelo nuevo. No obstante, debemos destacar que siempre que adquieras una moto nueva podrás venderla a un precio menor y recuperar algo de la inversión inicial.

¿Quizás una de segunda mano?

En ese caso contarás con la ventaja de un precio mucho más asequible para tu bolsillo. Hoy en día existen cientos de sitios web donde puedes encontrar una moto en buen estado y a buen precio. Si además cuentas con conocimientos de mecánica, no cabe duda de que esta puede ser la opción más viable. No obstante, debes tener en cuenta que el “precio inicial” para una moto de este tipo puede abultarse mucho más con el tiempo, ya que no es posible determinar en una primera instancia si la moto presentará problemas o deberemos estar acudiendo al taller constantemente.

Ahora bien, hablemos de los inconvenientes que trae comprar una moto de segunda mano. Como mencionábamos anteriormente, existe un rango de inversión totalmente impredecible, pues aunque pueda resultar suculentamente barata en un comienzo, una moto usada podría presentar serios desgastes en sus gomas, averías menores y muy eventuales, problemas con la transmisión, las pastillas de frenos, etc. En otras palabras, muchas veces resulta más caro que optar por un modelo nuevo.

Por supuesto, este tipo de escenarios no sucede cada vez que alguien intenta comprar una moto de segunda mano, pero debes tenerlos en cuenta para que no resultes timado. Si no dominas el mundo de la mecánica, hazte acompañar por algún amigo o conocido que pueda asesorarte a la hora de la compra. En cualquier caso, recuerda comprobar el estado de las ruedas, los retenes de horquilla, discos de frenos, golpes o arañazos recientes y tampoco te olvides de probarla por tu cuenta antes de decidirte.

¿Entonces? ¿Por cuál me decido?

La lectura anterior nos permite concluir que no hay nada como lo nuevo. Confort, calidad y garantía siempre estarán de nuestra parte, por no mencionar la cuestión de la seguridad, tan importante en este tipo de vehículos. De cualquier manera, y si te sientes con suerte o conoces bastante del mundo de las motos, no cabe duda de que encontrando un modelo que aún mantenga sus condiciones y se nos ofrezca en buen precio, siempre resultará una buena compra. Cuéntanos qué crees.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest