Consejos para alargar la vida de tu coche

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Consejos para alargar la vida de tu coche

Ya sea que acabas de adquirir un coche completamente nuevo, uno de segunda mano, o simplemente quieres saber cómo cuidar tu coche de toda la vida, estos consejos son básicos para contar con un buen funcionamiento del vehículo. Si sigues estas buenas prácticas podrás tener la garantía de que tu coche durará por muchos años más.

Al encenderlo por la mañana

Nunca abuses del motor si está frío. En los horarios de la mañana, y si la temperatura está baja, procura ir ascendiendo las revoluciones de manera gradual. Si hundes el pedal del acelerador, el motor sufrirá un desgaste innecesario, atentando además contra las piezas internas que lo componen. Otra práctica que puedes llevar a cabo es la de revisar en primer lugar los indicadores del panel. La temperatura del agua te indicará cómo debes ir subiendo el ritmo del motor. El aceite también es importante no perderlo de vista, al igual que el líquido refrigerante.

Reemplaza la correa de distribución

Esta operación debe realizarse de manera periódica, pues con ello nos evitamos múltiples visitas al taller. Si bien una correa de distribución puede resultar relativamente cara (no baja de 300 euros), se trata de una acción muy importante para seguir disfrutando de tu coche durante muchos años más. Al mismo tiempo, procura cambiar también la bomba de agua (100 euros).

El mantenimiento es impostergable

Recuerda que es mejor acudir al taller en el tiempo previsto a tener que lamentar roturas mayores por abusar del vehículo. Si no quieres sufrir averías inoportunas, planifica el mantenimiento de tu vehículo y cámbiale el aceite según las especificaciones del fabricante. Además comprueba el filtro de aire y el líquido de frenos junto con el refrigerante.

Evita el desgaste innecesario del vehículo

Con ello nos referimos a una conducción poco eficiente en la que nuestros frenos y los amortiguadores son las víctimas principales. No realices frenadas bruscas ni conduzcas de manera irresponsable. Recuerda que a la larga, todo ello se traduce como una mayor pérdida de dinero, por no hablar de que podemos perder el carnet de conducir. Tampoco enciendas el motor utilizando el embrague, y recuerda respetar los tiempos del motor.

Evita la corrosión lavando tu coche

Más que una cuestión de estética, lavar nuestro coche puede evitarnos de sufrir los estragos de una corrosión temprana. Especialmente durante el invierno, o tal vez si vivimos cerca del mar, la sal puede acumularse en la carrocería y favorecer la formación de óxido. Para evitar este escenario, aplica una limpieza regular del vehículo con agua a presión, tratando de enjuagar prácticamente toda la superficie exterior del vehículo.

Si realizas un viaje

Es importante atender algunos aspectos como el líquido de frenos y el nivel de refrigerante. Durante los meses estivales, y si pretendes realizar un largo recorrido, estas variables suelen ser críticas. Además, comprueba el estado de los manguitos del radiador para evitar sustos y que el motor se recaliente innecesariamente. Finalmente, vela porque los neumáticos no estén demasiado desgastados o con una presión inadecuada.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest